Tipos de e-commerce y operaciones automatizadas

Todos conocemos las relaciones que existen en nuestro negocio: quién es nuestro cliente, quién nuestro proveedor, qué diferenciadores tenemos respecto de la competencia, qué desventajas; pero quizás muchos no tenemos en mente los canales que no exploramos todavía, en parte el día a día no nos lo permite. Operaciones a las cuales les tenemos que poner el ojo tiempo completo nos deja sin aire para la perspectiva.
Muchos ya describieron los tipos de relaciones de e-commerce: B2B, B2C (Empresa – Empresa, Empresa -Consumidor final, los más habituales), y otros modelos operacionales como el dropshipping que incluyen por ejemplo la comercialización de productos de terceros que no almacenamos nosotros.

¿Cuándo entonces pensamos nuestro negocio tratando de incluir eso que no hemos visto antes?
Sorprende a veces saber que incluso existen herramientas que nos ayudan a crear el nombre de nuestro negocio, como en este caso. Parte de la ayuda, tal vez, viene de terceros. Quizás la manos libres que necesitamos sean automatizar más las operaciones con nuestro ERP mirando nuestros canales de venta, stocks y precios.

Pareciera alentador que estas operaciones que tenemos hoy en día armadas ya en nuestro negocio se vuelvan los más estables posible, para permitirnos encontrar nuevas formas inexploradas y ponerle perspectiva a la operación y al modelo actual.

Agregando herramientas que ya conocemos (o podemos investigar) nos podemos acercar: comparaciones que nos permite el Blue Ocean Analysis, o pensar en nuestra Propuesta de valor, Canvas y otros.

Quizás se pueda pensar en “Cerrar para volver a abrir”: ajustar y automatizar las operaciones para poder volver a abrir la mirada (¡esa que tuvimos al comienzo!).

Cerrar para volver a abrir: algo a lo que estamos acostumbrados en las PyMEs y que quizás podamos formalizar en nuestro trabajo diario.